El sexo en la publicidad

 

Los anunciantes que recurren al sexo deben pensar que con ese reclamo refuerzan la eficacia de su mensaje. Se equivocan. En la publicidad erótica, el sexo es el mensaje, y el producto se olvida. Así lo indica una investigación que se publica en la revista "Applied Cognitive Psychology".

Lo mismo se concluyó en otro estudio norteamericano: “los productos anunciados con sexo se recuerdan menos que los programas de televisión con contenidos explícitos de sexo que disminuyen la capacidad del público para recordar la publicidad que se inserta en ellos, con lo que pueden ser poco provechosos para los anunciantes”. Esto es lo que concluye el estudio dirigido por Brad Bushman, profesor de Psicología de Iowa State University, cuyos resultados se han publicado en el “Journal of Applied Psychology de la Asociación Americana de Psicología.

Bushman diseñó una investigación para comprobar que los espectadores recuerdan peor las marcas de productos anunciados en las pausas de programas eróticos y ocurre lo mismo cuando el sexo está en los propios anuncios. Las mujeres retienen mejor los productos anunciados sin sexo; en cambio, los hombres recuerdan más los anuncios eróticos, pero no de las marcas anunciadas.

Sin embargo, la modelo británica Kate Moss, ha representado a una firma internacional de ropa interior posando, con escasa ropa, casi desnuda. Por otra parte la libidinosa cantante Madonna aparece desnuda en una serie de televisión. La escandalosa, violenta y erótica campaña publicitaria de Dolce & Gabbana ha sido retirada en todo el mundo. El adolescente británico Daniel Radcliffe, uno de los más ricos del mundo por interpretar a Harry Potter, se quedará desvestido en el escenario del teatro del West End londinense, para dar vida a un personaje famoso.

También Nicole Kidman se desnudó en la obra teatral The Blue Room. Y el actor español Eduardo Noriega, se desnudó para anunciar una bebida tonificante. Parece que el sexo solo sirve para vender sexo.
“La pornografía es el fascismo diario de las democracias”, afirmó Catharine A. MacKinnon.

Vuelta a la página principal
Volver al índice