Sexo oral

 

Sr. Director:
El ser humano es el animal, que por ser racional, realiza las mayores salvajadas que contradicen la ley natural. Perpetra aberraciones que los animales irracionales son incapaces de llevar a cabo: el sexo oral que es la mutación del orden natural para llevar a cabo un acto intrínsecamente dañino, espantoso y vejatorio. El hombre mortal, cuando tuerce el valor trascendental de su existencia, se transmuta, efímeramente, en un animal irracional.

Se conoce la ponzoña del papiloma humano, causante del 60 por ciento de los cánceres de cuello de útero en el globo. Este mismo virus puede originar el cáncer de la orofaringe, según el último número de la publicación científica norteamericana, "Cáncer".

Según los analistas, el elenco de carcinomas de la orofaringe -la mayoría se extiende a las amigdalas y a el fondo de la lengua-. El virus del papiloma humano se propaga al varón, por la aberrante práctica del sexo oral.

Otro virus violento, el del sida, emplea la misma trampa de intrusión para contagiar al organismo del ser humano.

El sexo oral es la alteración de todo principio de la ley natural, grabada en las entrañas de todo ser humano, y por lo tanto, supone la perversión del mismo. La ley natural también tiene sus reglas y cuando se perturban, se solivianta y causa aterradores padecimientos como, en este caso, el cáncer y el sida.

Vuelta a la página principal
Volver al índice