Salvajes blasfemias

 

A través de Internet se han divulgado las imágenes pornográficas y blasfemas de un panfleto, prologado por el aspirante al ayuntamiento de Badajoz, el socialista Francisco Muñoz. Dicho catálogo-bodrio fue financiado por la Junta de Extremadura.

Las representaciones de Jesucristo, La Virgen, San Gabriel y otros santos, se presentan desvestidos, y en ocasiones ejercitando el sexo. Por su parte el Centro Jurídico Tomás Moro ha presentado una demanda contra el fotógrafo y el consejero de Cultura como autores de una transgresión plasmada en el artículo 525.1 del Código Penal: “Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican”.

Asimismo la película titulada “Teresa, el cuerpo de Cristo”, donde las experiencias espirituales de Santa Teresa están mostradas como prácticas lascivas con Jesucristo, es una película enfocada a los morbosos que ambicionan ver el filme para deleitarse en dichas escenas. Se realizan un beso en los labios sacrílegos y unas desnudeces degradantes.

La Conferencia Episcopal Española asevera que los anuncios y la película sobre Santa Teresa de Jesús, en cierto sentido, son mas graves que los catálogos de una exposición fotográfica publicados por la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura. Las imágenes, en ambos casos, reproducidas por esos medios son crudas y lamentablemente blasfemas.

El escritor Juan Manuel de Prada afirma que “profanar lo sagrado está al alcance de cualquier pelagatos con afán de notoriedad; exaltar los sagrado sólo está al alcance del verdadero artista”.

Vuelta a la página principal
Volver al índice