Prohibir la prostitución

 

El Instituto de la Mujer ha requerido a la compañía Dolce&Gabbana para que destierre un cartel publicitario por contener “una imagen de violencia machista”. También, la Federación de Consumidores en Acción, ha corregido a la filial en España y ha solicitado la retirada de la campaña de publicidad.

La Ley de la Publicidad condena todo anuncio “que atente contra la dignidad de la persona o vulnere sus valores o derechos reconocidos en la Constitución Española”.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid, divulgó el Plan Municipal Contra la Explotación Sexual. Es la primera vez que una alcaldía desafía esta cuestión y se posiciona contra la explotación sexual y el tráfico de seres humanos. “A las mujeres que son esclavizadas, para comerciar con su sexualidad, se las está violando su autonomía personal, su dignidad y su integridad física. Además de ser una forma de esclavitud y un claro ejemplo de violencia contra la mujer”, afirma Ana Botella.

Asimismo el Gobierno ha suscitado nuevas medidas frente al tráfico de jóvenes y el fraude sexual y solicitan a los medios de comunicación para que implanten medidas de autorregulación, en sus códigos deontológico, para que no se inserte publicidad sobre la prostitución.

El rotativo El País es el que más se embolsa con las inserciones publicitarias eróticas. Además, Deloitte cercenó las ganancias del holding de Polanco, en un 62,11 por ciento sobre los resultados exhibidos por Prisa ante los medios de comunicación.

Ante esta situación, el gratuito 20 Minutos, anulará los anuncios de entrevistas carnales, según informa en su blog el director de la publicación, Ansenio Escolar.

También la Policía Nacional hizo una indagación cuidada de la publicidad de favores sexuales descubiertos en los periódicos de difusión nacional. Ya se han eclipsado de la prensa diaria los anuncios sexuales de jóvenes asiáticas.

Vuelta a la página principal
Volver al índice