Pena de muerte

 

El ignominioso ahorcamiento de Sadam Hussein, es una de las muchas demostraciones de ferocidad que exhibe la pena capital en el universo, la Eurocámara a tornado a erigirse en altavoz moral internacional para pedir una moratoria universal sobre esa forma de administrar justicia.

Por abrumadora mayoría de 591 votos favorables, los parlamentarios europeos han solicitado a la Unión Europea que someta unas medidas que permitan mostrar ante la Asamblea General de las Naciones Unidas un protocolo en defensa de la completa derogación de la pena capital.

Se reivindica una prórroga mundial rápida y total de la pena matanza en el universo, con un carácter veloz como un primer peldaño de cara a una expectante revocación integral. Todos los organismos y en particular el Parlamento Europeo, han hecho gala de un ademán combativo en contra de la pena capital, un punición que es tildada de cruel por Bruselas. También se reclama como infundada la aplicación del ahorcamiento como medio para luchar contra el terrorismo.

Sin embargo, el Tribunal Penal de Trípoli, ratificó la pena de exterminio de las cinco sanitarias búlgaras y el facultativo palestino imputados de transmitir el ponzoña del Sida a más de 400 críos libios en un sanatorio de Benhasi, veredicto que ha producido un rehúso mundial.

También, Parisa, Iran , Khayrien, Shamameh. Estosd, son algunos nombres de las siete hembras que han sido castigadas a expirar lapidadas en Irán. Amnistía Internacional encabezó una campaña internacional para prevenir las matanzas. En el reglamento penal iraní se reclama el ahogo. Si la pena de la agonía final, ya es inhumano, con la lapidación se acrecienta. Irán es el segundo brazo de la ley universal en lo que a lapidaciones de refiere.

Asimismo, el Papa Benedicto XVI, imploró al presidente de la República de Indonesia, Susilo Yudhoyono, que no aniquilara a los tres católicos, reos de mortandad en este estado oriental, enunciándole su adhesión hacia los convictos.

“El mundo es una posada y la muerte el final del viaje”, afirmó Dryden.

Vuelta a la página principal
Volver al índice