Guerra a la obesidad

 

“El consumo irresponsable de los productos alimenticios puede provocar sobrepeso y obesidad. Siga el consejo dietético de su médico”. Éste es el consejo que deberían llevar todos los envases de fabricados alimenticios que inciten a la gordura, afirma la Organización Médica Colegial. Asimismo, hizo una indicación a la Administración Pública para que ésta se proponga la reglamentación, la intervención y la prohibición de los géneros alimenticios dañinos.

Los facultativos se mostraron inquietos por la epidemia en la que se está trocando la gordura infantil. Anunciaron el dato de que cada año moran en Europa 400.000 nuevos chavales obesos y previnieron que este estigma sigue aumentando. También resaltaron que, “las clases sociales más pobres y menos formadas son las que más padecen las consecuencias de la obesidad. Recordaron que España es el segundo país de la Unión Europea con mayor número de niños obesos. Nos sorprendería la cantidad de publicidad engañosa que existe”.

Por otra parte, de las siete grandes variables de peligro de fallecimiento, detrás del cigarro, es la gordura –la tensión sanguínea, el colesterol, el índice de masa anatómica, la inmovilidad física y el consumo abundante de bebidas etílicas- se hallan directamente relacionados con la obesidad. Ante esta verdad el Comité Permanente de los Médicos Europeos se ha engendrado el propósito prioritario de combatir la gordura, una dura contienda contra una de las peores epidemias que arruina a la sanidad universal. La primera medida radicará en la publicación y reparto del texto “una alimentación cardiosaludable”, que se distribuirá entre los facultativos.

Asimismo, el departamento de Nutrición de la Universidad de Navarra, asegura que “la variedad de alimentos, el consumo abundante de cereales y derivados, legumbres, frutas (cinco piezas al día), frutos secos, verduras, hortalizas, pescados azules, aves sin piel, derivados lácteos (desnatados), aceite de oliva, reducir la carne y consumir vino, moderadamente. Y todo ello debe ir acompañado con un poco de ejercicio físico diario”.

Según Naciones Unidas, se emplean a chicos como soldados para aumentar las tropas armadas y grupos de guerrilleros. Casi todos se encuentran en territorio tropical: Burundi, Chad, República Democrática del Congo, Costa de Marfil, Somalia, Sudán y Uganda. El resto se localizan en Asia, Afganistán, Nepal y Sri Lanka.

En el citado tratado se asegura “la lucha contra la impunidad, investigar y perseguir de manera efectiva a aquellas personas que hayan reclutado, ilegalmente, a jóvenes menores de 18 años, para grupos paramilitares o fuerzas armadas”.

Vuelta a la página principal
Volver al índice