Diez millones de niños mueren cada año

 

As\xED funciona el macabro reloj de la muerte infantil: cada minuto fallecen 19 niños menores de cinco años: cada hora, 1.140; cada día, 27.360; cada año, casi diez millones. De esos diez millones, el 99 por ciento en países en vía de desarrollo.

La organización Save the Children asegura que es factible reducir un 60 por ciento de esta cifra mortal y escandalosa con medidas simples y nada caras, como vacunas, rehidratación oral, mosquiteras o el acceso a la atención sanitaria. Porque estos niños son víctimas de trastornos propios de los recién nacidos: neumonías y diarreas. El uso de estas sencillas medidas salvaría a más de seis de los diez millones de pequeños que mueren por causas fácilmente prevenibles o curables.

Desde el punto de vista de la madre, significa que nueve de cada diez madres en el África Subsahariana -una de las zonas con mayor mortalidad infantil del planeta- perderán un hijo a lo largo de su vida fértil. Además de esta región, el continente africano y el sur de Asia son las dos grandes zonas donde niños y niñas son más vulnerables a las enfermedades y la malnutrición.

El mapa, rojo de sangre inocente, se circunscribe a sólo diez países entre los que se encuentran China e India; sin duda, los dos gigantes económicos del Tercer Mundo. Cruel paradoja. China e India ostentan tasas de crecimiento que podrían aventajar a las de los países occidentales mas importantes en las próximas décadas. La economía china crece más del nueve por ciento al año; la de India, el ocho por ciento. Los analistas predicen que la economía de China duplique a la de Alemania para 2010 y alcance a Japón en 2020. Y si la India sostiene su actual crecimiento durante 50 años, igualar\xE1 o superar\xE1 a China.

Vuelta a la página principal
Volver al índice