Campaña pro eutanasia

 

La campaña pro eutanasia se desarrolla en España a golpe de casos límite, explotados con encarnizamiento mediático. El rotativo gubernamental mantiene su propio “corredor de la muerte”, por el que van desfilando algunos enfermos que desean morir, según ACE Prensa

Lo específico de estos casos es el carácter ejemplarizante que se quiere dar a su muerte. No es noticia que otros en la misma situación luchen todos los días por vivir con dignidad. Lo importante es que estos casos, tan trágicos como excepcionales, sirvan de palanca para legalizar la eutanasia.

Una vez que se entra en el “corredor de la muerte”, del periódico que defiende promover la muerte, el enfermo es sometido a un protocolo mediático bien asentado. Historia clínica del caso; entrevista en la que el enfermo manifiesta su desesperación y su deseo de morir; reportaje con especial relieve para las declaraciones de la Asociación pro Derecho a Morir con Dignidad.

En el caso de Inmaculada Echevarria, que padece una distrofia muscular progresiva, el Consejo Consultivo de la Junta de Andalucía avaló la petición de la paciente para que le retiraran el respirador. El foco de atención mediática se centra en el hospital católico donde está internada, el Hospital de San Rafael de Granada, perteneciente a la orden de San Juan de Dios.

Según fuentes oficiales, la propia Curia General de la orden, con sede en Roma, “prohibió taxativamente” la retirada del respirador por parte de los religiosos o del personal facultativo dependiente del Hospital de San Rafael, puesto que “sería una traición al espíritu de la orden”.

“Desechad tristezas y melancolías. La vida es amable, tiene pocos días y tan sólo ahora la hemos de gozar”, afirmó Federico García Lorca.

Vuelta a la página principal
Volver al índice