Aumenta el crimen del aborto

 

La Jurisdicción de Salud de Gran Bretaña ha informado de los abortos en Inglaterra y Gales durante 2006, que presentan un aumento espectacular; el 3,9 por ciento. La causa principal del repunte es la crecida de malogros en mozas adolescentes, lo que significa el naufragio de las políticas "preventivas" orientadas a la adolescencia, programas de "sexo seguro", apoyados en el empleo del condón y de las pastillas anticonceptivas y abortivas, "píldoras del día después", que se distribuyen gratuitamente en los colegios.

El número de feticidios en 2006 en Inglaterra y Gales fue de 193.737, de modo que la totalidad nacional franquear\xE1, por vez primera, los 200.000 abortos, al añadir los realizados de Escocia.

La estimación general se halla entre las edades de 15 a 44 años y que fue de 18,3 abortos cada mil jóvenes y la edad que tiene la superior tasa de malpartos es la de 19 años: 35 abortos cada mil muchachas. Hubo un total de 40.244 abortos en jóvenes de 16 a 19 años; 18,2 cada mil mujeres y 3.990 abortos fueron realizados a menores de 16 años. Además se asesin\xF3 a 2.000 niños que "hubieran nacido, posiblemente" con estigmas congénitas. Según el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos del Reino Unido, se evidencia "un fracaso al tratar el problema de las fecundaciones no previstas en chicas jóvenes".

En rigor, el malogro de estas "políticas sanitarias de prevención", apoyadas en la contracepción no es nuevo. Las últimas estadísticas ratifican que la apelación a la píldora del día después, no ha servido para interceptar el estigma de preñez no deseada. El "Independent Advisory Group (IAG) on Sexual Health and HIV", institución costeada por el Gobierno, divulg\xF3 un estudio en el que advertía que los jóvenes del Reino Unido se hallan en un desequilibrio sexual espoleado por la "cultura de la celebridad".

Allanar el camino para el asesinato a través del aborto, en las primeras semanas de preñez, es una de las medidas legales que plantear\xE1, en breve, un comisión de la Cámara de los Comunes británica.

Además, parece que se anticipar\xE1 el límite de tiempo para malparir, hoy por hoy, establecido en 24 semanas de gestación. Los avances en la posibilidad de los fetos fuera del útero materno y las innovadoras imágenes de ecografía obligan a esa medida.

En el Reino Unido, por lo tanto, se autoriza el asesinato legitimado del aborto y Juan Pablo II dijo: "Cuando en nombre del relativismo ético, una mayoría parlamentaria decreta la legitimidad de la eliminación de la vida humana aún no nacida, ¿Acaso no adopta una decisión tiránica respecto al ser humano más débil e indefenso?".

Vuelta a la página principal
Volver al índice