A la audiencia por el erotismo

 

Los directivos y los programadores de los espacios televisivos están preocupados por aumentar la audiencia para sus programas, la polémica ha comenzado. Algunas emisoras de televisión han comenzado a exhibir a través de sus pantallas algunas películas eróticas y pornográficas, haciendo de ello una cuestión de supervivencia para las cadenas. La televisión es un espectáculo para las familias donde no cabe la pornografía ni el erotismo.

Hace algunos años varios famosos del mundo del cine y de la televisión se agruparon para combatir el sexo y la violencia en los programas televisivos. El mítico actor Bob Hope, promotor de la idea, consider\xF3 que "a pesar de que los directivos de las grandes cadenas alegan que los programas reflejan las modas de la sociedad en que vivimos nosotros pensamos que los programas de televisión inducen a la violencia y al sexo incontrolado y ocasionan mucho daño en la mente y en las costumbres de las gentes".

Es de destacar, de modo especial, la postura de los anunciantes americanos, que han decidido retirar la publicidad de los programas que atentan contra la moral y el buen gusto de los ciudadanos, ordenando a sus agencias de publicidad que busquen formas alternativas.

No es posible tener un gran incremento de audiencia, y por lo tanto de publicidad, atentando a la dignidad de las personas, al utilizar unos contenidos eróticos y pornográficos.

Sería bueno hacer una llamada de atención a los anunciantes españoles, para que tomen las medidas precisas para atajar la emisión de sus anuncios en este tipo de programas.

Vuelta a la página principal
Volver al índice