El público infantil ante la televisión

 

Sr. Director:
La televisión, un valioso instrumento que sirve para distraer, informar y comunicarse, si no se utiliza con la debida medida, especialmente referido al público infantil, se puede transformar en algo dañino.

Los europeos, entre los siete y los dieciocho años avistan, diariamente, una media de tres horas de televisión, lo que supone, según datos del Consejo Audiovisual de Cataluña, entre 1.000 y 1.500 horas al año.

Por otra parte, la epidemia de la televisión es el origen de una plaga de dolencias fundamentalmente entre los chiquillos. Una investigación publicada en la revista británica "Biologist" concluye que, excesivas horas frente a la pequeña pantalla logran producir 15 padecimientos, entre los que descuellan la gordura, la diabetes y el autismo. El director del estudio e integrante del Instituto de Biología del Reino Unido, Aric Sigman, afirma; "permitir que los niños continúen viendo tanta televisión, muestra una falta de responsabilidad por parte de los padres que serán los responsables del mayor escándalo de salud de nuestra era".

La ceguedad, los desarreglos del sueño, inclusive algún tipo de carcinoma, son otras de las dolencias originadas por la plaga televisiva.

También asevera la investigación; "La Infancia en Cifras", publicado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales que, de los 7,6 millones de chicos españoles, dos millones se localizan delante de la pequeña pantalla a las 12 de la noche. El hecho es alarmante porque indica el progresivo consumo televisivo por parte de los niños. También suscribe que cerca del 70 por ciento de los pequeños ven cerca de tres horas diarias la televisión.

Habr\xE1 que buscar otras formas de aprovechar el tiempo libre, si no queremos formar una sociedad reduccionista y sólo preocupada por la contemplación de la realidad, por supuesto de una realidad ficticia.

Vuelta a la página principal
Volver al índice