Niños entre algodones

 

Sr. Director:
Los niños de antes crecían jugando en la calle. Ahora, durante las vacaciones, las calles de muchas ciudades están vacías de niños. Los pocos que están son atentamente vigilados por los padres.

Los abuelos están perplejos ante el exceso de proteccionismo. Sus hijos, en cambio, se preguntan por qu\xE9 los padres de antes eran tan descuidados con ellos. Que los padres sean hoy más proteccionistas no significa en absoluto que quieran más a sus hijos. Simplemente, ha habido un reajuste en la manera en que los padres consideran a sus hijos, y en su relación con el barrio, ahora más vulnerable.

El riesgo y la seguridad se han convertido en los parámetros que deben guiar la conducta de los padres. Los que permiten desenvolverse a sus hijos con la misma libertad que los niños de antes, son considerados como negligentes o, incluso, dañinos. "¡Hay que tener valor para que un padre reivindique su derecho a ser negligente!", afirma Knight, director de Generation Youth Issues.

¿Consecuencias de la obsesión por la seguridad? Negativas para los niños, los primeros perjudicados. Lo que más sufre por este régimen totalitario de la seguridad es el desarrollo de las capacidades de los niños. Jugar, imaginar e incluso meterse en problemas contribuye a ese sentido de la aventura que tanto ha ayudado a las sociedades a salir adelante. Una sociedad que pierde la aventura est\xE1 en peligro. Es un efecto posible que se deriva de un ambiente donde socializar a los niños consiste, sobre todo, "en inculcarles el miedo", dice el sociólogo Frank Furedi.

La obsesión por la seguridad debilita las relaciones sociales. Confiar en que otros adultos -profesores, monitores y vecinos- tratarán bien a nuestros hijos, es un modo de cohesionar la comunidad. Ahora se sospecha de cualquier persona que quiera trabajar con niños. El mensaje es "no te fíes de nadie".

Los padres de antes advertían a sus hijos de que si algún vecino veía que hacían algo malo, podían llamarles la atención. No de forma brusca, pero s\xED con firmeza cuando se daba cuenta de que se estaban comportando de modo descarado. Pero también sabían que si tenían algún problema, esos vecinos les iban a ayudar.

Vuelta a la página principal
Volver al índice