Dios sigue haciendo milagros

 

Sr. Director:
El padre ortodoxo Víctor Tudor y sus feligreses en pleno se han pasado al catolicismo. La conversión prendi\xF3 en el corazón del padre Tudor poco después de conocer la existencia del padre Pío y ser testigo de un gran milagro por intercesión del religioso italiano.

En 2002, Lucrecia Tudor, de 71 años, madre de Víctor, tenía un tumor en el pulmón izquierdo. Los médicos la daban pocos meses de vida. Fue a Roma, donde los médicos diagnosticaron el mismo mal. Pero se qued\xF3 en Roma donde vivía su otro hijo, Mariano. Pintor de profesión, la llevaba consigo a su trabajo, en una iglesia.

Lucrecia qued\xF3 impresionada por la imagen del padre Pío. Se interes\xF3 por su vida y empez\xF3 a hablar diariamente con la estatua. Pasaron unos días, Mariano llev\xF3 a su madre de nuevo al hospital. Tras la revisión de rigor, los médicos constaron -con estupor y asombro- que el tumor había desaparecido. No había explicación médica para su curación.

La madre de Víctor había pedido ayuda al padre Pío y el religioso de los estigmas había escuchado su petición. Su madre se lo cont\xF3 a su hijo sacerdote. La experiencia lo cambi\xF3 y decidi\xF3 hacerse católico. Pero antes se lo comunic\xF3 a sus fieles. Tras escucharle, todos decidieron acompañarle en su nuevo camino hacia Dios a través de la Iglesia Católica.

Vuelta a la página principal
Volver al índice